Archive for 30 gennaio 2008

El trafico en las milongas

traffic.jpg

Fue la lectura de Florencio Escardó, amante y conocedor de Buenos Aires, su descripción de costumbres porteñas y, entre ellas las del tráfico de la ciudad, que estimuló en mi la comparación con el tránsito en las milongas. La delicia de su forma de observar la sensibilidad porteña, junto con su ojo clínico derivan en un lúcido diagnóstico del tráfico de Buenos Aires en 1970 (no actual, sin duda). A pesar de la falta de obediencia a las leyes del tránsito vehicular de los porteños, observa un ordenador fundamental: la inteligencia y la improvisación. Sospecho que en las milongas porteñas, donde la cantidad de bailarines por metro cuadrado es tan numerosa que vista de afuera semeja una lata de sardinas en movimiento, la posibilidad de que el tránsito sea fluido, ameno y muchas veces impecable no se debe al estilo de baile, a la forma de bailar, ni al respeto de códigos estrictos. Por el contrario, sobrevuela en esas milongas que se ven prolijas y ordenadas la libertad y la velocidad de la improvisación. La dificultad en remedar en otros lugares a las milongas porteñas es que esos comportamientos son producto de costumbres, hábitos, comodidades cristalizados, sin necesidad de decretos o leyes de ningún orden.

El espacio puede escasear pero el buen bailarín porteño no intenta apropiárselo sino compartirlo para su felicidad en el baile. Evita los atascos, los embotellamientos, los choques, como en la ciudad de 1970. No lo hace por generosidad sino por el egoísmo de fecundar un espacio colectivo donde todos, pero sobre todo él mismo, puedan bailar bien. Y no necesita imposición de ningún tipo para lograrlo.

Annunci

Tango: parole senza importanza

Escuchame pensando que estoy lejos.
Nada acerca mejor que la distancia.
No te diré sentencias ni consejos,
Ni escucharás mentiras ni alabanzas.
Escuchame, al pasar, indiferente,
como se escucha el ruido en la distancia.
Olvida las palabras que te cuente,
mis palabras no tienen importancia.

Ascoltami pensando che sia lontano.
Nulla avvicina di più della distanza.
Non ti darò nè giudizi nè consigli.
Non ascolterai bugie nè elogi.
Ascoltami, come viene, indifferente,
come si ascolta un rumore in lontananza.
Dimentica le parole che ti dico,
le mie parole non hanno importanza…

Palabras sin importancia – Homero Manzi y Juan Cedrón
QUI la versione cantata dall’autore.

Quanto amore…
quanto struggimento…
Troppe volte vorremmo dire, vorremmo gridare, vorremmo…
ma fingiamo,
per primi con noi stessi,
che quelle che abbiamo da dire,
siano solo parole senza importanza!

Adoro questo tango.

Tango Murales

Murales